lunes, 6 de julio de 2009

Evolución de Crisis en Honduras

El 28 de junio, comandos del ejército hondureño capturaron al presidente Manuel Zelaya en su domicilio y lo expulsaron del país en un avión dirigido a Costa Rica. El Parlamento de Honduras destituyó a Zelaya y eligió al presidente del Congreso, Roberto Micheletti, como nuevo presidente del país, al considerar que Zelaya trataba de organizar una consulta popular con vistas a una reforma constitucional que le abriría el camino hacia la reelección, acción que tanto el Parlamento como el Tribunal Supremo del país habían declarado ilegal.

Los organismos regionales latinoamericanos reaccionaron rápidamente ante el golpe de Estado en Honduras y adoptaron una serie de medidas destinadas a poner fin a la crisis política desatada en el país centroamericano. Como resultado de las activas gestiones, Zelaya anunció el 30 de junio que no aspiraría a la reelección presidencial al término de su mandato, el 27 de enero de 2010.

Pese a todo esto, Zelaya insiste en regresar al país el domingo. El gobierno interino de Honduras, mientras tanto, mantiene una posición intransigente, y el sábado anunció su retirada de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, dijo que aquéllos que habían vulnerado el orden constitucional en Honduras no tenían ninguna intención de volver a la situación anterior, y advirtió de la gran tensión que existe actualmente en el país centroamericano.

Actualmente, el Gobierno de Honduras, levanta página tras enfrentamiento el día de ayer entre fuerzas militares y seguidores de Zelaya, se inician clases; Micheletti llama a cadena nacional y solicita a los distintos organismos que trabajen nuevamente por la nación y se busca que otros países reconozcan el nuevo mandato a través de los diferentes organismos internacionales.

Por otra parte, los seguidores de Zelaya protestan en las calles a favor de Manuel Zelaya, gritando consignas y haciendo graffitis.