jueves, 4 de junio de 2009

La OEA toma en consideración el reintegro de Cuba


La Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) adoptó ayer una resolución histórica que deroga la sanción que en 1962 excluyó a Cuba del organismo por su filiación comunista.

Sin embargo, el reingreso de La Habana no será en automático, ya que antes tendrá que ajustarse a los valores democráticos y de derechos humanos por los que se rige la OEA; además, el gobierno cubano ha reiterado su rotundo rechazo a regresar a un organismo al que ha llamado, entre otras cosas, “basurero”.

Entre las normativas a las que tendría que adherirse Cuba estarían la Carta de la OEA de 1948, que consagra en su tercer artículo "el ejercicio efectivo de la democracia representativa", punto similar que también contempla la Carta Democrática Interamericana del año 2001.  Sobre este hecho, el secretario de Estado adjunto de EEUU para Latinoamérica, Thomas Shannon, aseguró en Honduras que las acciones de acercamiento hacia Cuba impulsadas por EEUU representan "el mayor cambio de la política de su país hacia la isla en cuarenta años", citó AP.

En las últimas semanas, el ex presidente cubano Fidel Castro enfiló su artillería literaria para despotricar contra la OEA, al punto de considerar una "ofensa" el que se piense que la isla estaba deseosa de reingresar.  Esta cumbre de la OEA fue histórica, pero en ella se han comenzado a desmontar las premisas y realidades que dividieron el continente por casi 50 años.